viernes, 2 de diciembre de 2016

El otro imprescindible

Por: Rolando López del Amo

La historia de nuestro país guarda gran cantidad de nombres de personas excepcionales. Sin ellos la nacionalidad cubana sería un concepto vacío. Pero entre tanta grandeza, hay dos nombres que sobresalen, porque supieron agradecer la obra de sus predecesores y forjar, con su pensamiento y su obra, con su ejemplo y liderazgo, la unidad mayor  de los cubanos dignos.

Ellos son los indispensables, los imprescindibles: Martí y Fidel.

Admiré a Fidel cuando era sólo una esperanza. Lo seguí y apoyé en lo que pude, desde mi temprana juventud, por sus ideas y su ejemplo. 

Fidel fue, hasta su último aliento, nuestro maestro y guía.

Lo primero que nos enseñó fue a luchar, resistir y vencer, 

amar a Cuba más que a nosotros mismos,  ser justos y solidarios, ni tolerantes ni implacables, ser veraces y fraternales, echar la suerte con los pobres de la tierra y recordarnos que la patria no es más que la parte de la humanidad en la que nos tocó nacer y que la ley primera ha de ser el respeto a la plena dignidad humana. 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

EL ACUERDO ES QUE NO HAY ACUERDO

Por: Jorge Gómez Barata 

Después de referir que nueve de los once presidentes estadounidenses que han interactuado con Cuba en el período (1959-2016) tuvieron intercambios y adoptaron acuerdos con el gobierno cubano, Jorge Domínguez, académico cubano, vicepresidente de la Universidad de Harvard, sostuvo que, el éxito de la negociación de 2014 se explica porque: “…Más allá de los intercambios de presos y del restablecimiento de las relaciones diplomáticas, no se negoció nada…” Donald Trump no puede mejorar el acuerdo entre Cuba y los Estados Unidos, porque tal acuerdo no existe. 

Actuando con realismo y con una lógica impecable, los equipos diplomáticos de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, apoyados por los buenos oficios del papa Francisco, las gestiones de Jaime Ortega cardenal de La Habana, y las facilidades aportadas por el gobierno de Canadá; adoptaron la lógica de avanzar de lo simple a lo complejo, y en lugar de desgastarse tratando de remover grandes obstáculos, los bordearon y aplazaron su solución. 

lunes, 28 de noviembre de 2016

NO PIDAN REPOSO PARA EL GUERRERO…

Por: Jorge Gómez Barata 

Como quien escribe un verso en estado de gracia, el poeta griego Mikis Theodorakis rindió un magnifico homenaje: “Te has ido Fidel, por primera vez estoy en desacuerdo contigo”. 
Tiene razón el poeta, pero no debería reprocharle la partida. Fidel no podía quedarse. La salud y la edad dictaron su veredicto. A Fidel no lo mataron ni lo derrotaron y, la metáfora de “morir con las botas puestas” le es aplicable. Se ha ido porque era inevitable y porque su obra está hecha y su misión cumplida. Él no aró en el mar. 

Se marchó no para deponerse sino para trascender y vivirá en otra dimensión. Se fue, pero deja el legado y el referente que Cuba necesita para la etapa inmediata, quizás la más difícil del trascendental proceso histórico que condujo y protagonizó en los últimos sesenta años. 

lunes, 21 de noviembre de 2016

La Habana cumple 497 años

Por: Rolando López del Amo

Hace quinientos dos años los conquistadores españoles provenientes de la vecina isla de Santo Domingo, en su avance del oriente al occidente de Cuba, habrían establecido un asentamiento al sur de la antigua provincia de La Habana, cerca del río Mayabeque. Pero no fue hasta cinco años después que la actual capital de Cuba quedó  establecida en la costa norte, junto al puerto. El lugar fundacional, bajo una frondosa Ceiba, se marca hoy con un templete de estilo neoclásico que guarda en su interior grandes pinturas alegóricas al hecho, obra del pintor de la corte española Tomás Vermay, francés nacido en Burdeos, quien además estableció en La Habana la academia de San Alejandro para la formación de artistas plásticos cubanos. 

El asentamiento en el norte ocurrió hace cuatrocientos noventa y siete años, un día dieciséis de noviembre. 

La excelente ubicación geográfica de su puerto, como llave para controlar la entrada al golfo de México y la cercanía a la península de la Florida, territorio que España incorporó a sus dominios en América, más ser el punto más favorable para el inicio de la ruta de regreso a la península ibérica de las naves que llevaban las riquezas de las colonias americanas contribuyó al importante desarrollo de esta villa. Su puerto fue conocido como puerto de carenas, porque a él venían a carenar los barcos para hacer sus reparaciones y, aún más, gracias a las excelentes maderas de los bosques aledaños, fue propicio establecer en la ciudad un astillero para la fabricación de naves. Todas estas ventajas condujeron al traslado de la capital de la colonia de Santiago de Cuba a La Habana. 

domingo, 20 de noviembre de 2016

ELECCIONES: GANAR Y NO VENCER


Los resultados de las elecciones presidenciales 2016 y el hecho de que otra vez el candidato perdedor sumó más votos populares que el ganador han relanzado el debate sobre el sistema electoral estadounidense y la pertinencia del Colegio Electoral.

Estados Unidos es una unión federal de cincuenta estados iguales en derechos. Cada uno de ellos cuenta con constitución, escudo, bandera, parlamento, leyes, sistema de administración de justicia, gobernador y alcaldes, incluso con un ejército local llamado Guardia Nacional. Según la Constitución todos los norteamericanos son ciudadanos del estado en que nacen o radican y del país⃰.

En casi todos los aspectos, excepto política exterior, defensa y algunos otros, los estados se autogobiernan. Una de las prerrogativas más debatidas en los tiempos fundacionales y más queridas por los estados es su derecho a, en calidad de tales, participar en la elección del presidente.
  

En la elección presidencial, el país no funciona como una circunscripción única, sino que, lo mismo que lo hace en otros asuntos, cada estado se pronuncia independientemente de los demás, y lo hace por medio de su Colegio Electoral que otorga todos los votos electorales al candidato que allí resulte más votado. Para elegir al presidente de los Estados Unidos no hay una elección, sino cincuenta.

jueves, 17 de noviembre de 2016

DEMOCRACIA Y DINERO


Sin desdorar las opiniones que desde la izquierda lo refutan, la democracia con sus componentes de soberanía o poder popular, estado de derecho, separación de poderes y otras características, me parece la mejor solución para los ejercicios políticos, principalmente para elegir a los gobernantes y para gobernar.

No obstante, reconozco dos defectos que limitan su eficacia. Uno es el culto a las mayorías y el otro es que no logra separar el dinero del poder. Ningún esquema en el cual la opinión de tres necios prevalezca sobre la de un genio puede ser bueno y allí donde el poder político sea ejercido únicamente por los ricos, algo anda mal.

Cuando Donald Trump tome posesión como el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos se convertirá en el hombre más rico que en 227 años haya desempeñado ese cargo. En orden le sigue John F. Kennedy con unos 1000 millones y George Washington cuya fortuna equivaldría hoy a unos 600 millones, mientras que el casi incalculable patrimonio de Trump pudiera llegar a diez mil millones de dólares.

A 217 años de su muerte, George Washington, el más exitoso de los presidentes norteamericanos, el tercero más rico y uno de los seis que fue propietario de esclavos, continúa siendo el humano que por motivos no religiosos es más reverenciado. Nacido en 1732 en Virginia, vivió y se educó en ambientes ruales, alejados de la política. No asistió a la universidad y el único lugar en el extranjero donde estuvo fue en La Habana a donde llegó en 1762 como oficial de las tropas inglesas que ocuparon la ciudad.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

MAL MOMENTO PARA LA GRAN PRENSA AMERICANA

Por: Jorge Gómez Barata 

Uno de los efectos colaterales de la elección de Donald Trump es el fallo sistémico de la gran prensa norteamericana, arrastrada por el establishment a una fallida operación manipuladora. No recuerdo ningún momento o asunto de política interna pura en los Estados Unidos donde los grandes medios se hayan alineado tan unánimemente. Nunca antes la orgullosa prensa americana se pareció tanto a los medios asociados a las oligarquías latinoamericanas. El término “república bananera” la aludió.  

Tal vez ello revela un fenómeno estructural según el cual, incluso cuando la prensa es privada, siempre que se concentre en mega monopolios, integrados al establishment y se le someta a la voluntad de un super editor virtual, los valores asociados al ejercicio de opiniones individuales, que la hicieron liberal, independiente y pragmática, se debilitan hasta comportarse lo mismo que cuando es controlada por los gobiernos. La diferencia es de forma.