jueves, 26 de noviembre de 2015

Cubanos en Costa Rica: Un nuevo dato

1-ou3BgsLig5UA44efi_yFCA

Policía de Migración de Costa Rica, el pasado 10 de noviembre, durante el operativo. Foto: Dirección de Migración y Extranjería de Costa Rica

Por: Rosa Miriam Elizalde

Hacirculado hoy, en un despacho de Michael Weissenstein, periodista de la agencia AP, un dato revelador: La fuerza militar costarricense dedicada a combatir la trata de personas tuvo el apoyo de Estados Unidos en la operación del 10 de noviembre, que concluyó con la detención de 12 personas sospechosas de ayudar a ejecutar una banda internacional que cobraba a los inmigrantes cubanos entre 7 000 y 15 000 para viajar, de contrabando, desde América del Sur a la frontera con Estados Unidos, o 400 dólares para el traslado con seguridad a través de Costa Rica.

Sabíamos que un operativo contra la trata dejó varados sin los coyotes -5 mujeres y 7 hombres- a los inmigrantes cubanos en tierra costarricense, y que la operación fue ejecutada por la Fiscalía contra la Trata y Tráfico de Personas y la Policía Profesional de Costa Rica. Lo que nadie había revelado hasta ahora es que en esta operación participaron fuerzas especializadas estadounidenses.

“Junto a la operación contra la trata -añade AP en una nota que solo ha circulado en inglés-, Costa Rica comenzó la concentración de los cubanos en la ciudad de Paso Canoas en la frontera con Panamá. Su número creció hasta alrededor de 1600, cuando Costa Rica anunció el 13 de noviembre que les permitiría transitar por el país a Nicaragua. Quejándose de que no fue consultado, Nicaragua envió soldados a la frontera para bloquear el paso de los cubanos, lo que desencadenó enfrentamientos menores en el paso de Peñas Blancas cuando intentaron cruzar el 15 de noviembre.”

Un contingente de 90 efectivos de la Policía de Migración de Costa Rica, con respaldo de vigilancia aérea y unidades de choque, allanaron cuatro viviendas en suburbios del sur de San José e inspeccionaron dos hoteles capitalinos en los que los cubanos eran escondidos, a la espera de viajar al sector de Peñas Blancas, fronterizo con Nicaragua. Una casa en la provincia de Cartago, al este de San José, también fue allanada.

La situación, como se sabe, ha dejado unos 2 000 cubanos varados en refugios en la provincia costarricense de Guanacaste.

Esta tarde, en declaraciones a Radio Rica 960 AM, el Presidente Luis Guillermo Solís afirmó que el cartel narcotraficante de los Zetas, se “financia en buena medida con la plata que le roba a los migrantes” cubanos y centroamericanos.

El Presidente costarricense dijo exactamente:

“En cada país hay una red de coyotes. Costa Rica ha venido insistiendo en que esta es una situación intolerable, pues no es posible que a la gente se le ponga en manos del crimen organizado, porque esto es crimen organizado. Los Zetas, que es uno de los principales carteles de narcotráfico, se financia en buena medida, en cuanto a sus operaciones diarias, con la plata que roba a los migrantes.”