sábado, 26 de septiembre de 2015

La cultura de la paz y la solidaridad

Por: Rolando López del Amo

La política exterior de Cuba sigue cosechando éxitos.
Es el resultado de basarse en principios justos y contener una visión profundamente humanista, solidaria, generosa. 
La idea ecuménica martiana de que patria es humanidad está inscrita, como guía precisa, en nuestro 
desempeño internacional.

Los éxitos alcanzados lo son de una cultura de paz y solidaridad. Esta cultura es compartida por todo nuestro pueblo. Podemos decir que es parte fundamental de nuestra cultura nacional.

Hay una definición de cultura que dice que esta es el conjunto de bienes materiales y espirituales producidos por la humanidad a lo largo de su historia. Esa cultura tiene particularidades según las épocas y los pueblos, pero todas juntas son parte de la gran cultura de la humanidad.

La UNESCO hace mucho bien en declarar patrimonio cultural de la humanidad las obras, tangibles o intangibles, de las distintas naciones. Esta es acción que promueve el intercambio, el reconocimiento mutuo y la paz y la solidaridad. Duele mucho en nuestros día ver las acciones destructivas de la ignorancia malvada del terrorismo internacional escudado tras una falsa bandera religiosa que históricamente respetó y salvó para el resto de la humanidad tesoros culturales de otras épocas y pueblos.


Por nuestra parte, celebramos los setenta años de fundación de la UNESCO con la presencia en Cuba de su Directora General y con reuniones de Ministros de Cultura del ALBA, primero, y de la CELAC después.

Siempre uniendo dentro de nuestra cultura de paz y solidaridad.

Nuestro archipiélago se convierte en referencia del bien común. Nos ha visitado el Papa Francisco y antes de partir del país ha dicho que aquí se sintió en familia, en casa. Poco antes nos había visitado el Presidente de Panamá, con palabras de cariño y acciones para impulsar las amistosas relaciones bilaterales. Días después su esposa nos visitaría para participar en la misa del Papa Francisco en la Plaza de la Revolución, junto a la Presidenta de Argentina. Y apenas ido el Papa, llegaban a Cuba el Presidente de Colombia y el máximo Jefe de las FARC para presidir, junto a nuestro Presidente, la firma de un acuerdo fundamental que augura el fin del largo conflicto bélico colombiano en el plazo de unos pocos meses.

Cultura de paz y solidaridad que días antes recibió al Presidente de Namibia y que se hará sentir en breve en la sede de las Naciones Unidas en suelo norteamericano.
Somos un país que canta, baila, pinta, esculpe, escribe,
filma, actúa, trabaja en casa y por el mundo. 

Somos espada y escudo de luz y de esperanza, la encarnación de la noble cultura de paz y solidaridad.