miércoles, 8 de julio de 2015

No habrá Embajador, sí Encargado de negocios


Progreso Semanal • 8 de julio, 2015

WASHINGTON-LA HABANA. Jeffrey DeLaurentis, actual jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba, será “el funcionario de más rango en la nueva embajada y funcionará como encargado de negocios ad interim”. Así reporta la Hoja Informativa de la Oficina del Vocero en Washington DC; recibida en nuestra redacción.

De esta forma, el anuncio confirma que, de momento, el presidente Obama no presentará al  poder legislativo propuesta para el cargo de embajador.

La embajada de Estados Unidos en la capital de la isla será inaugurada el próximo 20 de julio. En la misma fecha y posiblemente a igual hora, Cuba tendrá su embajada en la misma residencia que ocupa en Washington desde la década de los años 30.


“La embajada de Estados Unidos continuará realizando las funciones existentes de la Sección de Intereses de Estados Unidos, incluyendo servicios consulares, operación de una sección política y económica, implementación de un programa de diplomacia pública, y continuará promoviendo el respeto por los derechos humanos. La embajada de EE.UU. permitirá a Estados Unidos promover de manera más efectiva nuestros intereses y valores e incrementar el contacto con el pueblo cubano”, dice la nota oficial

Las diferencias entre ambos gobiernos sobre aspectos puntuales y otros de hondo calado, como el tema del bloqueo (embargo), dispondrá a partir de este paso marcado por la fecha de julio 20 del espacio y categoría apropiados para abordarlas.

“Donde tengamos diferencias, un compromiso más profundo por medio de las relaciones diplomáticas nos permitirá articular de manera clara y directa esas diferencias y, cuando sea apropiado, en forma pública”. Precisa el informe.

En cuanto al punto del bloqueo (embargo), que por ley pasa por la aprobación del poder legislativo, la nota añade que “La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro continuará administrando las regulaciones que proveen las licencias generales para las 12 categorías de viajes autorizados a Cuba”.

Los objetivos de “empoderar al pueblo cubano” y la decisión de apoyar “la emergencia de una Cuba democrática, estable y próspera”, proclamados por el presidente Obama, son ratificados en el comunicado. También reitera que la administración “no tiene planes de alterar la actual política migratoria, incluyendo la Ley de Ajuste Cubano”, pero a la vez reafirma la voluntad de apoyar “la emigración segura y ordenada”.

A continuación Progreso Semanal reproduce la nota oficial recibida en nuestra redacción.

Restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba

Hoja Informativa

Oficina del Vocero 
Washington, DC  6 de julio de 2015

El presidente Obama anunció el 1 de julio de 2015 la histórica decisión de restablecer las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos de América, a partir del 20 de julio. El Departamento de Estado de EE.UU. notificó al Congreso de su intención de convertir la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana en la embajada en La Habana, a partir de la misma fecha.

Estos son pasos importantes para implementar la nueva dirección en las relaciones EE.UU.-Cuba, anunciada por el presidente Obama el 17 de diciembre de 2014.

El 1 de julio, las respectivas Secciones de Intereses de EE.UU. y de Cuba intercambiaron cartas presidenciales que declaraban la intención mutua de restablecer las relaciones diplomáticas y reabrir embajadas el 20 de julio de 2015. El presidente Obama aseguró que ambos gobiernos habían acordado desarrollar relaciones “respetuosas y cooperativas” basadas en principios internacionales., incluyendo la promoción y fomento del respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales para todos.

La embajada de EE.UU. continuará realizando las funciones existentes de la Sección de Intereses de EE.UU., incluyendo servicios consulares, operación de una sección política y económica, implementación de un programa de diplomacia pública, y continuará promoviendo el respeto por los derechos humanos. La embajada de EE.UU. permitirá a Estados Unidos promover de manera más efectiva nuestros intereses y valores e incrementar el contacto con el pueblo cubano.

La embajada de EE.UU. en La Habana operará como otras embajadas en sociedades restrictivas en todo el mundo y operará en sintonía con nuestros valores y la política presidencial. Los diplomáticos podrán reunirse e intercambiar opiniones tanto con el gobierno como con entidades no gubernamentales. El Jefe de Misión Jeffrey DeLaurentis será el funcionario de más rango en la nueva embajada y funcionará como encargado de negocios ad interim.

La normalización de las relaciones es un largo y complejo proceso que requerirá continua interacción y diálogo entre nuestros dos gobiernos, basado en el respeto mutuo. Tendremos áreas de cooperación con los cubanos y continuaremos teniendo diferencias. Donde tengamos diferencias, un compromiso más profundo por medio de las relaciones diplomáticas nos permitirá articular de manera clara y directa esas diferencias y, cuando sea apropiado, en forma pública.

Por medio de nuestro compromiso diplomático, Estados Unidos prestará atención a empoderar al pueblo cubano y apoyará la emergencia de una Cuba democrática, estable y próspera.

El embargo sobre Cuba aún está en vigor y se requiere de la acción legislativa para eliminarlo. Regulaciones adicionales para los viajes a Cuba por parte de ciudadanos de EE.UU. aún se encuentran en vigor. La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro continuará administrando las regulaciones que proveen las licencias generales para las 12 categorías de viajes autorizados a Cuba.

La administración no tiene planes de alterar la actual política migratoria, incluyendo la Ley de Ajuste Cubano. Estados Unidos continúa apoyando una migración segura, legal y ordenada desde Cuba hacia Estados Unidos y la total implementación de los existentes acuerdos migratorios con Cuba.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.