martes, 2 de junio de 2015

“Edificio Tavel” Una historia difícil de creer (+Fotos)


Una larga historia para contar y por mucho tiempo sufrida por los vecinos de la circunscripción 29 en el barrio del Vedado en La Habana.

Un edificio ubicado en la calle 21 e/ C y D, que se perdió por su inoportuna atención constructiva, declarado con peligro de derrumbe desde hace ya aproximadamente 30 años.

Durante estas tres décadas fue tema seguro y constante en las asambleas de rendición de cuentas del delegado del Poder Popular,  las notas tomadas en actas de estos encuentros con la comunidad han de hablar por si solo.

El tema ha sido promovido por los vecinos por todas las vías posibles, a todos los niveles de todos los organismos centrales del estado y organizaciones políticas siempre con la confianza y la esperanza en recibir una respuesta que satisficiera el clamor de los vecinos, que sólo exigían la protección de la vida de seres humanos que se encontraban en peligro.

“El Tavel”, fue, es y será tema a debatir por los vecinos hasta tanto se le brinde la correcta atención y tratamiento adecuado, por lo complejo que se muestra esta tarea que al cabo de los 30 años dio inicio la demolición de esta edificación.

Este escrito es muestra que no cejaremos en el empeño para que las cosas se hagan con toda la responsabilidad, cuidado y tratamiento que merece en correspondencia con la actividad que se enfrenta,  después de tanto esperar, los vecinos esperábamos, una demolición segura, responsable  y con todas las de la ley.

Ya en plena actividad de desmontaje del edificio,  los vecinos exigieron una reunión para manifestar su inconformidad y desacuerdo con los métodos y propuesta de apuntalamiento  a los edificios circundantes, promovida por los ejecutores, pues esta medida era dar rienda suelta a una demolición indiscriminada y con las mínimas medidas de protección, pues ya una vivienda aledaña había sufrido daños en su cubierta a consecuencia de la demolición. 

A partir de las exigencias de los vecinos por un correcto desmontaje del edificio, el representante de la parte inversionista, expresó que ellos poseían una malla de 200 metros cuadrados para ponerla como protección, esto tranquilizó algo a los vecinos, pero todos se percataron que los que tenían que dar la cara y responder a sus inquietudes  no se encontraban en esa reunión, acordándose que estos concurrieran a una segunda reunión.

En la segunda reunión hizo acto de presencia el inversionista principal de SECOM los que tienen a cargo esta compleja obra, este expuso con mucho ímpetu y orgullo el desarrollo de las acciones que allí se acometen, quien se mostró muy satisfecho por los avances de la obra.

Del otro lado los vecinos insatisfechos y agriados que exigía más medidas de protección, fue entonces que estos pidieron se colocara la malla de protección a la que se hizo referencia en la reunión anterior , el inversionista principal realizó gestos extra verbales que  denunciaba ante todos los presentes la falsedad de esta información.

Las intervenciones de los vecinos fueron concretas y directas para expresar y transmitir su insatisfacción en los métodos y los escasos recursos empleados para una tarea que los propios inversionistas califican de compleja.

Después de varias intervenciones y emplazamientos por los vecinos el inversionista de SECOM manifestó que ellos estaban ejecutando la obra según proyecto presentado por vivienda, proyecto que a consideración de los vecinos no se ajusta a los requerimientos y complejidad de la obra.

Queremos destacar que este escrito sólo tiene la intención que las cosas se hagan apegadas a la ley.

Vecinos de la circunscripción 29, Vedado Plaza.