domingo, 19 de abril de 2015

LA SOCIEDAD CIVIL CUBANA



Fernando Martínez Heredia una de las voces más calificadas,  respetadas, y comprometidas de la intelectualidad política cubana ha escrito: “No utilizamos la noción de gobernabilidad, porque no tiene nada que ver con nuestras realidades, problemas, concepciones sociales y proyectos…”

La identidad entre gobierno y sociedad ha sido uno de los estandartes de la Revolución, por ello, tiene razón el pensador y no sólo respecto a este concepto, sino prácticamente a toda la terminología económica, política, y sociológica utilizada en los organismos internacionales, la academia, y la opinión pública occidental. 

Del mismo modo que el término gobernabilidad no aplica a la realidad cubana, tampoco lo hace el de “pobreza”. De hecho años atrás una agencia de la ONU certificó que: “En Cuba no hay pobres”, y Silvio Rodríguez, el más importante compositor cubano que con vocación misionera se dedica a ir barrio por barrio cantando a los más desfavorecidos, ha comentado: “En los 65 barrios “jodidos” de Cuba en los que he actuado, aún no he visto a un sólo niño sin escuela, zapatos, o asistencia médica…”

El trovador pudo agregar muchas etcéteras: Ninguno pasa hambre, todos están vacunados, casi no tienen caries dentales, y muchas cosas más. Tiene razón la ONU: ¡No hay pobreza en Cuba!


Tampoco, según los criterios de la ONU y los que predominan en la cultura política occidental, hay en Cuba democracia. Ningún cubano menor de 70 años ha votado nunca por un presidente ni por un alcalde, los poderes no están separados, ni existe prensa privada. Sin embargo, hasta ahora nada de eso era relevante. La Revolución cubría las carencias. 

A juicio de la inmensa mayoría de los cubanos, quienes se han desempeñado como presidentes y alcaldes surgieron del proceso revolucionario, después de elecciones tan aceptables e imperfectas como las de cualquier país, y han cumplido honrosa y diligentemente las expectativas de las mayorías. En la Revolución las formalidades carecen de relevancia. 

Cuba, que no se rige por los códigos utilizados en los discursos políticos y sociológicos occidentales, ha llegado sin embargo a la conclusión de que su modelo económico es inviable, y al derrotar al bloqueo y superar el aislamiento en que ha vivido durante medio siglo, comienza a integrarse a las estructuras del mundo en que habita, y para ello deberá cambiar.

La pregunta del momento es precisamente: ¿Qué debe cambiar y qué debe conservarse? La decisión corresponde a la vanguardia política cubana, especialmente al Partido gobernante y al Estado, asistidos por la intelectualidad política cubana, que debe opinar y ser escuchada. 

No me parece buena idea cambiar etiquetas para, con fines utilitarios,   denominar “no gubernamentales” a las organizaciones de la Revolución,  adoptar la nomenclatura occidental, y ser admitidos en una reunión de la OEA, entidad a la que Cuba no le interesa pertenecer.  

Muchos cubanos que nunca habían oído hablar en esos términos, acaban de enterarse que las megaestructuras verticales, centralizadas, en las que militaron, y que desde siempre formaron la columna vertebral del aparato de poder revolucionario en Cuba, como la Central de Trabajadores, los Comités de Defensa de la Revolución, la Federación de Mujeres Cubanas, y la Asociación de Agricultores Pequeños, entre otras, son Organizaciones no Gubernamentales (ONG) de la “sociedad civil”.

Parece una broma. La sorpresa proviene no de la ignorancia, sino de la novedad: en Cuba jamás se utilizó esa terminología, entre otras cosas porque nunca se reconoció su validez ni su pertinencia.


Aunque puede haber excepciones, en su actual perfil, el sistema, las relaciones, y los intereses creados en todo el mundo en torno a las ONG, su membresía, su accionar y sus mecanismos de financiamiento, tienen más defectos que virtudes, son más un instrumento de la derecha que de la izquierda. Tal vez, someterse a ese dictad, no sea para Cuba una buena propuesta. La Revolución debe crear no imitar. Allá nos vemos.