domingo, 26 de abril de 2015

EL MUNDO EN CAMPAÑA

BarataPor: Jorge Gómez Barata

Debido a la influencia de Estados Unidos, de sus congresistas, sus agencias, y sobre todo de sus presidentes en los asuntos mundiales, el mundo debería poder votar por ellos. De ese modo también pudiéramos exigirles y, de cuando en vez, ejercer el “voto de castigo”.

De ser así pudiéramos adelantar algo para construir el gobierno global con los criterios de la Democracia Participativa. De todos modos ahora hay algo peor: una dictadura. El hecho de que las dictaduras carezcan de legitimidad, no disminuye su poder ni cambia el modo arbitrario como lo ejercen.

La democracia también tiene defectos pero menos. Legitima a los mandatarios y a los gobiernos pero no hace milagros. No convierte en sincero al demagogo, en probo al corrupto, ni en bueno al malo. La democracia es la base del “buen gobierno”, el resto queda a los ciudadanos, que al votar, a veces marcan la casilla equivocada. Ocurre muchas veces.

Es probable que, de poder hacerlo, los cubanos votarían por la reelección de Obama. Tienen sus razones: él se ha inscripto entre los adversarios del bloqueo, trabaja por restablecer las relaciones diplomáticas y normalizar los vínculos, cesar la agresividad y dar nuevas oportunidades a los isleños sitiados. No se trata ahora de loar a los Estados Unidos, sino de reconocer a quien tiene el valor y la honradez para rectificar.

Obama quiere además cerrar la cárcel de Guantánamo, acabar algunas guerras (cree que hace bien al iniciar otras), a las que algún sucesor le pondrá fin algún día. Además, el actual mandatario gringo ha recibido al presidente Raúl Castro, una cortesía que sus antecesores desde 1959 no habían tenido, y de paso le ofreció la oportunidad para exponer las razones de Cuba.

El presidente cubano lo hizo brillantemente. También debiera poder votarse por él. No por persona interpuesta, sino directamente. Desearlo no es malo y poder hacerlo debe ser delicioso. Nunca pude votar por el hermano, si no puedo hacerlo por él, no lo haré por nadie. No es por venganza. En la espera se me acaba el tiempo.

Personalmente también votaría por Obama para presidente del planeta, entre otras cosas por porque es negro, negra es su mujer y sus niñas, y negros africanos fueron su abuelo y su padre. La madre era de Kansas, pero eso no lo hace mestizo. Es negro. Las razas no existen pero el color si ―ha dicho el doctor Esteban Morales― y mulato no es un color.

Obama es parte de la reivindicación de una raza y de un color humano, como Hillary puede serlo de un género. No será la primera mujer en llegar a presidenta, antes lo hicieron unas 40 en más de 20 países, pero será la primera en los Estados Unidos, y ello la hará la más poderosa.

Según una reciente encuesta los diez mejores presidentes de los Estados Unidos fueron (1) Abraham Lincoln, (2) John F. Kennedy, (3) George Washington, (4) Franklin D. Roosevelt, (5) Bill Clinton, (6) Barack Obama, (7) Ronald Reagan, (8) Thomas Jefferson, (9). Theodore Roosevelt, (10) Jimmy Carter.

Por lo que ahora sé, hoy hubiera votado por 8 de ellos. Allá nos vemos.