jueves, 5 de marzo de 2015

VIVA DONDE VIVA, SIEMPRE SERÉ UN MAMBÍ, NUNCA RAYADILLO.

salon-fama-cuba

(CARTA ABIERTA AL MINISTERIO DE CULTURA DE CUBA)

California, 25 de febrero de 2015.

En estos días he leído con mucha atención toda la repercusión a la entrevista concedida por mi a CNN en español, donde dejaba claro que iba a iniciar una nueva etapa de vida en Estados Unidos y que residiría provisionalmente en dicho país. En la vida nada es eterno, todo es circunstancial, excepto la muerte.

Algunos, festinadamente, se han tomado el derecho a opinar sobre mi persona y dar sus apresuradas valoraciones sobre supuesto abandono, traición y ese tipo de faltas de respeto. Confieso que me ha tomado por sorpresa el alcance de dicho intercambio con la periodista Carmen Aristegui, aun cuando CNN ESPAÑOL no se transmite en Cuba, por lo que casi nadie allí ha visto la nombrada entrevista.

Para evitar los malentendidos de “Radio Bemba” y siendo consecuente con mi manera de actuar, dejo claras mis razones:

1- No he dicho en ningún momento que abandono a mi patria, ni a mi cultura. No me escondo de nadie. Estoy en Estados Unidos, iniciando una nueva etapa de mi vida profesional y personal.

2- Salí de mi amado país en un viaje estrictamente personal, no de trabajo. Vale aclarar que no soy miembro de ninguna institución gubernamental y soy todo lo independiente que se puede ser en Cuba. Por lo tanto, no engañé a nadie, ni viajé con dinero estatal; ni “deserté” de ninguna delegación. Tampoco soy agente de la CIA, ni de la Seguridad del Estado.

3- Hasta donde conozco, vivir fuera de Cuba no es ningún delito. Tampoco es un premio ni algo agradable. En Cuba están mis dos hijos, toda mi familia y mis amigos. Reconozco ha sido muy doloroso verme obligado a tomar una decisión así. Ojala yo fuera el último cubano que decide residir fuera de Cuba. Lo ideal es que todos pudiéramos vivir allí y respetarnos mutuamente, con pluralidad de ideas y maneras de amar a nuestra tierra.

4- Vine 20 veces a festivales de cine en Estados Unidos y en todos esos eventos representé con orgullo a mi país. Nunca pensé ni deseé esto. En Cuba siempre he expuesto mis ideas hacia aspectos de la sociedad cubana con los cuales no estoy de acuerdo. Jamás he tenido doble cara. Lo hice porque sentía era mi deber ciudadano y honestamente creí era lo mas saludable para mi entorno. No busqué notoriedad alguna. No soy así.

5- La más inmediata razón de estar aquí y ahora, es que iba a ser padre de Lucia, mi primera hija hembra. Estoy divorciado y mi nueva mujer estaba aquí en USA con 8 meses de embarazo y no podía viajar en avión. El deber elemental de un padre, es estar presente cuando nacen sus hijos. Verla nacer hace unos días y ser el primero que la recibió en este mundo, es algo sagrado.

6- Perdí 5 años de mi vida por la censura de FUERA DE LIGA y no me fui de Cuba a pesar de dicho atropello. Después de HABANASTATION y toda su repercusión, llevaba 3 años tratando de buscar apoyo para mi segunda película, sobre Elpidio Valdés. Solo recibí el desdén de las instituciones que deberían haber abrazado dicho proyecto. Ni me respondieron siquiera mis cartas. Ni me contestaron las llamadas. Lo mismo pasó con mi trabajo como Coordinador del Salón de la Fama del Béisbol Cubano, cuando no estuve de acuerdo con la exclusión de Orestes Miñoso a la ceremonia de exaltación en Cuba. También cuando denuncié que es injusto que Reinaldo Miravalles no reciba el Premio Nacional de Cine por residir fuera de Cuba. Exactamente igual cuando ganando el Premio Lucas al Mejor Video del Año, expuse claramente todas las irregularidades y carencias de ese querido certamen. Y nadie dió la cara, el tiempo pasó y Miñoso murió y hasta el Presidente Obama lo respeta, pero Cuba no lo valoró como debía. Posiblemente Miravalles muera sin recibir un premio que no necesita, pero que merece. Ojalá no muera el Salón de la Fama en su pleno renacer; o los Lucas “se vayan por el tragante” por no rectificar a tiempo. Me siento un buen cubano porque duermo con mi conciencia tranquila; pero cuando uno se siente subvalorado e innecesario, se va a donde pueda tener la oportunidad de ser útil y lograr un futuro distinto.

7- En mi propio país me han censurado muchas veces, me han marginado tantas otras y hasta agredido físicamente con total impunidad. Aun así le he dado los mejores años de mi juventud a Cuba y nunca he pensado en cuanto gano o pierdo con eso. Nunca me he colocado a mi mismo, por encima de mi sociedad. He luchado por cambiarla y mejorarla; tomando los riesgos que ello implica; algo que muy pocos tienen “los berokos” de hacer más allá de los comentarios de pasillo.

8- No soy anexionista por decidir vivir en USA. Muchos cubanos viven alrededor del mundo y eso no es noticia. ¿Sería distinto si fuera en otro país o si me mantuviese en silencio? ¿No sería mejor preguntarse por qué tantos jóvenes no viven en Cuba actualmente? ¿No es más importante encontrar las causas de la desilusión y marginación de aquellos que tienen ideas propias e igualmente aman su tierra sin encontrar espacio en ella?

9- Dije en mi entrevista a CNN que hay que ser valiente para irse, pero igualmente valiente para quedarse en Cuba. Los 40 días que llevo viviendo aquí, no deberían borrar los casi 40 años que he vivido allí. Empezar de cero es algo muy duro para cualquiera. Quizás termino trabajando en cualquier oficio distinto a los audiovisuales. Solo deseo trabajar como lo he hecho toda mi vida y no sentirme estigmatizado como “problemático” o “tipo difícil” por defender mis criterios de manera abierta.

10- Hasta dónde tengo entendido, las leyes actuales cubanas permiten que un cubano viva legalmente fuera de Cuba hasta por 2 años – creo debería ser ilimitado-, por lo que creo apresurado hablar de abandono o traición y todas esas tergiversaciones. Mi regreso a Cuba, dependerá también de muchos factores que nada tienen que ver conmigo. No seré yo quien ponga ningún impedimento para ello.

A todos los que han tratado de profundizar en los motivos reales de por qué ha pasado todo esto, mi eterno agradecimiento por ser respetuosos de la ética más elemental. A los arribistas que me han atacado y desconocido, mis irrespetos igualmente. A los oportunistas de turno, les prometo que con cada unos de mis actos, les haré tragar las calumnias y cobardías en mi contra.

El tiempo en la vida de un individuo, no se percibe igual al tiempo de cambio de una sociedad. La intolerancia y la desidia me sacaron de Cuba por ahora. Como diría José Martí: “Prefiero ser yo extranjero en otras patrias, a serlo en la mía.” Hoy más que nunca me siento orgulloso de ser cubano.

Ante la historia, con tristeza pero con orgullo,

Respetuosamente,

Ian Padrón

vanvanfever@yahoo.com
www.ianpadroncuba.com

Fuente: https://www.facebook.com/iroko/posts/10153614720075830