jueves, 12 de marzo de 2015

Horario de verano

notaverano

Por: Rolando López del Amo

El horario de verano es una vieja práctica que contribuye al ahorro de electricidad ya que en verano los días son más largos: amanece más temprano y anochece más tarde.

El verano clásico, en el hemisferio norte, abarca los meses de junio, julio y agosto. En Cuba no es tan así pues, en realidad, tenemos dos estaciones:

lluvia y seca. Tradicionalmente la estación de las lluvias abarca desde mayo hasta octubre y la seca de noviembre a abril, aproximadamente. Esto no quiere decir que no pueda llover en cualquier mes, pero las lluvias más abundantes son las del primer período, extensivo a noviembre que también es parte de la temporada ciclónica.

Además de la aplicación del horario de verano adelantando el reloj una hora, existía en Cuba otra práctica ahorrativa: las escuelas disfrutaban de unas largas vacaciones de verano -junio, julio y agosto- y las oficinas públicas y otras reducían la jornada laboral diaria al menos en dos horas.

Este año, el horario de verano se ha iniciado a comienzos de marzo. Hoy, día 11, salí de casa a las 7 de la mañana para trasladarme al hospital y era noche oscura. Solamente a las 8 menos cuarto comenzó a amanecer. En el trayecto iba preguntándome cuál sería el ahorro.

A las 7 de la mañana mucha gente está saliendo hacia el trabajo o alistándose para ello y es la hora en que se preparan niños y jóvenes para ir a la escuela. Y en las condiciones de hoy todo eso hay que hacerlo encendiendo las luces.

¿Se ha hecho realmente un cálculo correcto de lo que se ahorra adelantando el reloj en fecha tan temprana?