martes, 10 de marzo de 2015

#EEUU reanuda las conexiones telefónicas directas con #Cuba

La empresa de telecomunicaciones estadounidense IDT Corp, con sede en New Jersey, anunció este fin de semana la conexión directa con la isla comunista

Un joven cubano hace una foto en La Habana con su teléfono móvil.

Un joven cubano hace una foto en La Habana con su teléfono móvil. AFP

RUI FERREIRA Especial para EL MUNDO Miami

En la escena inicial de la película 'Havana' de Sidney Pollack, un sudoroso Robert Redford se busca la bronca de su vida cuando desvalija en un juego de cartas a un par de policías cubanos.

La escena ocurre a bordo del ferry que durante décadas se transformó en un cordón umbilical entre Key West y La Habana. Todo terminó a inicios de los años 60 cuando las relaciones entre los dos países se agriaron y ese viejo símbolo de comunicación se 'hundió' en el mar Caribe.

Pero ahora, como en otra película, 'Raise the Titanic', el servicio de ferry entre las dos ciudades está a punto de ser reflotado. Tal como acaba de suceder este fin de semana con la reanudación de las comunicaciones telefónicas directas entre Estados Unidos y Cuba.

Al calor del deshielo entre los dos países, iniciado el 17 de diciembre pasado tras 18 meses de conversaciones secretas en Canadá, la empresa de telecomunicaciones estadounidense IDT Corp, con sede en New Jersey, anunció este fin de semana la conexión directa con la isla comunista.

"A partir de este momento se pueden hacer llamadas directamente a Cuba", ha dicho el fin de semana el vicepresidente de la entidad, Bill Ulrey, en un comunicado. Los nexos telefónicos directos fueron cortados en la década pasada cuando La Habana se quejó de que Estados Unidos había congelado los fondos que las telefónicas estadounidenses le debían por el servicio prestado. Tras un rifirrafe acordaron que las llamadas se procesarían a través de terceros países con el consiguiente aumento de tarifas.

Era la época en que los republicanos mandaban en la Casa Blanca y los nexos con Cuba estaban muy deteriorados. Pero con Barack Obama la situación ha cambiado y con el deshielo llegó el permiso para reanudar las conexiones directas y, de paso, invertir en la modernización de la red telefónica cubana.

Tan pronto escucharon el anuncio de Obama, los ejecutivos de IDT comenzaron a negociar con la empresa de telecomunicaciones cubana ETECSA al mismo tiempo que pidieron permiso al Gobierno de Estados Unidos para cerrar el negocio. La respuesta llegó la semana pasada cuando la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) le dio luz verde a IDT.

Sin embargo, en Estados Unidos todavía hay dudas sobre la viabilidad del proyecto y preocupación por la presión que otras empresas de telecomunicaciones comenzaran a hacer sobre el Gobierno federal para recibir sus respectivos permisos. Después de todo, la existencia de cerca de 1,5 millón de cubanos en suelo estadounidense con 11 millones de familiares en la isla, es un mercado apetecible. "Hemos recibido muchas consultas (de las empresas), todo esto representa una oportunidad de negocios y el interés es real. Apenas estamos comenzando", ha puntualizado uno de los portavoces del Departamento de Estado, Charles Rivkin.

Es por ello, que antes del final de marzo, viajará a La Habana elcoordinador de comunicaciones internacionales e información del Departamento de Estado, Daniel Sepúlveda, para enterarse de las capacidades cubanas de asimilar un notable incremento en las comunicaciones telefónicas directas.

Los funcionarios cubanos creen que pueden asumir el reto de inmediato. "Hemos confirmado que estamos listos para recibir a compañías norteamericanas de telecomunicaciones para explorar las oportunidades de negocios que existen, negocios que podrían beneficiar a ambas partes", ha enfatizado la principal negociadora cubana, Josefina Vidal, la jefa del departamento de Estados Unidos del ministerio de Exteriores.

El siguiente reto, conexión marítima

El otro gran reto es el 'ferry' de Key West a La Habana. Los dos países disponen hace mucho de comunicaciones aéreas directas, un promedio de seis vuelos diarios llegan a Miami desde la isla, pero les falta la conexión marítima. Y en pos de ese negocio se encuentran varias empresas navieras dispuestas a reflotar el negocio del ferry que permitiría a un cubano residente en el sur de Florida llegar a casa de su pariente en la isla conduciendo su propio coche.

Una de ellas es 'United Americas Shipping Services' que el año 2010 solicitó un permiso al Gobierno estadounidense para abrir una ruta a La Habana. Jamás recibió una respuesta. Pero ahora, como ha dicho su director Joseph Hinson, ha llegado el momento de insistir. El plan es abrir este año una ruta, con tres o cuatro viajes semanales, tanto a La Habana como a otros puertos cubanos.

Otra empresa que, literalmente, quiere abordar este 'barco' ha sido creada a propósito. Se llama 'CubaKat' y pretende operar un ferry catamarán. Un comunicado en su página Web indica que ya ha comenzado las negociaciones con funcionarios de los dos países para 'hacer de esta aventura una realidad'.

Con el deshielo parece que llegó el momento. Dice Hinson que desde Washington y La Habana le están llegando indicios de que la propuesta está siendo considerada seriamente y el ferry a La Habana seria pronto reflotado.

De todos modos hay obstáculos burocráticos que enfrentar. Por la parte cubana, solamente hace falta un permiso del Gobierno. Pero en Estados Unidos hay que armonizar la legislación de tres agencias federales, los departamentos de Comercio y Tesoro, y la 'célebre' Oficina de Control de Bienes Extranjeros, (OFAC, por sus siglas en inglés) encargada de aplicar el embargo económico a la isla que dura hace ya medio siglo.

Lo que de entrada facilita la reanudación de todos estos nexos, telefónicos y marítimos, es que la Casa Blanca ha centralizado su política de apertura hacia el régimen comunista cubano en la ampliación de los contactos entre los dos pueblos. Y nada mejor que el teléfono, un correo electrónico o un viaje marítimo.

Twitter: @ruiefe