viernes, 9 de enero de 2015

NUEVAS NEGOCIACIONES

clip_image001Por: Jorge Gómez Barata

Roberta Jacobson, subsecretaria de estado para América Latina, presidirá la delegación norteamericana a la ronda de conversaciones entre Cuba y los Estados Unidos, que se iniciará el próximo día 21 en La Habana, y que dará continuidad al proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

De recientes declaraciones de la Jacobson se deduce que la ocasión será aprovechada para dar pasos en la puesta en práctica de algunos de los puntos esbozados en un comunicado de la Casa Blanca, publicado después de la intervención de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama el pasado 17 de diciembre, y que incluye asuntos que pueden ser clasificados en cuatro categorías.

(1)-Temas que requieren negociación con Cuba, entre otros, la apertura de embajadas en La Habana y Washington, colaboración en temas de interés mutuo como migración, operaciones anti drogas, protección medioambiental, tráfico de personas, así como la creación de condiciones para que entidades norteamericanas abran y operen cuentas en instituciones financieras cubanas, con el fin de facilitar las transacciones autorizadas.

(2)-Acciones que corresponde a Estados Unidos realizar unilateralmente, y que beneficiarán la relación bilateral, las cuales básicamente son borrar a Cuba de la lista de países que favorecen el terrorismo, y desmontar las regulaciones mediante las cuales la Oficina de Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) y el Departamento del Tesoro se amparaban para aplicar una larga lista de prohibiciones y limitaciones.

Asimismo las autoridades estadounidenses deberán otorgar licencias para las 12 categorías de viajeros autorizadas, dictar las regulaciones para el aumento de la cuantía de las remesas y para la expansión de exportaciones desde Estados Unidos y las importaciones de las personas que regresan de Cuba, así como la venta por firmas norteamericanas de dispositivos de comunicaciones. Un detalle importante será la revisión del concepto que obliga a Cuba a pagar sus compras mediante “efectivo adelantado”. 

Corresponde a la parte estadounidense autorizar a la entidades norteamericanas radicadas en terceros países para que participen en transacciones y oferten servicios a Cuba, disponer el desbloqueamiento de las cuentas de ciudadanos y entidades cubanas en bancos de Estados Unidos, y permitir que embarcaciones extranjeras que entren en Cuba puedan ingresar en puertos norteamericanos. Estados Unidos facilitará el envío de remesas a Cuba, sin licencia específica,  aumentando la cantidad de 500 a 2.000 dólares por trimestre.

(3)-En la Declaración de la Casa Blanca hay temas que involucran a otros países, como es el caso del espacio marítimo y los límites entre Estados Unidos, México y Cuba en las aguas compartidas del Golfo de México.

(4)-Queda todavía un grupo de medidas cuya ejecución no depende solo de acuerdos políticos o comerciales, sino de la creación de infraestructuras o condiciones tecnológicas que permitan su ejecución. En tal caso se encuentran las asociadas al acceso de Cuba a las comunicaciones, facilidades para la conectividad y la operación de Internet, permitiendo que proveedores norteamericanos establezcan mecanismos e infraestructuras para proporcionar telecomunicaciones comerciales entre Estados Unidos y Cuba.   

Los pronunciamientos de Obama y el documento emitido por la Casa Blanca incluyen los habituales juicios de naturaleza política o filosófica consecuentes con la política norteamericana, y que caen entre aquellos en los cuales Cuba y Estados Unidos tienen profundas diferencias conceptuales, como son derechos humanos, democracia política, libertad de información y otros que no serán objeto de negociación, y que no impiden avances en otras áreas.

Es deseable que los contactos que se iniciarán el próximo día 21 se conduzcan con la misma eficiencia como los que permitieron la liberación de los tres antiterroristas cubanos y del señor Alan Gross, y el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas. ¡Buen viento y buena mar! Allá nos vemos.