jueves, 18 de diciembre de 2014

Posible impacto económico tras la reanudación de las relaciones diplomáticas, Cuba - EEUU

La compañía española Meliá, una de las que más presencia en la rama turística tiene en Cuba (27 hoteles), vio como sus acciones subieron después del día de ayer un 3%, informó Europa Press.

Al mismo tiempo, cadenas hoteleras, aerolíneas y compañías de cruceros estadounidenses se muestran expectantes sobre la posibilidad de que ahora muchos más estadounidenses puedan ir a la isla. "Cuba es el mayor país en el Caribe, así que hay algunas posibilidades alentadoras", dijo Roger Frizzell, portavoz de Carnival Corp (Compañía de Cruceros) citado por la AP. "El país tiene ya cierta infraestructura para cruceros, junto con varios puertos, así que ofrece un gran potencial, pero hay otros asuntos que tienen que estudiarse si se abre ese mercado".

Sobre las aerolíneas, American Airlines, la de mayor presencia en la isla, podría aumentar significativamente sus frecuencias, también los directivos de JetBlue Airways y Delta Air Lines, han mostrado su interés ante esta nueva época de posibilidades.

El director ejecutivo del portal de viajes Orbitz, mencionó ayer que espera desde ahora se abran más los caminos para los viajes entre Cuba y EEUU, "Nos hemos estado preparando para este día durante muchos años", agregó.

También piensa que los agricultores y demás empresarios puedan ampliar sus posibilidades. El fondo aumentó 1.97 dólares, 28.9%, para ubicarse en 8.78 dólares en las operaciones bursátiles del miércoles.

"Es un enorme mercado para el arroz", dijo Dwight Roberts, presidente de la Asociación de Productores de Arroz de Estados Unidos. Roberts considera que los cubanos podrían llegar a importar las 400,000 toneladas de arroz que consumían antes del triunfo de la revolución.

Pat Morrissey, portavoz de General Motors, dijo que la empresa está "animada" por el anuncio de Obama. "Evaluaremos las oportunidades", señaló.

Fatburger, una reconocida cadena de hamburguesas comenzó a discutir franquicias con socios potenciales en Cuba hace más de cuatro años, dijo el director de la compañía, Andy Wiederhorn.

John Kersh, director de desarrollo internacional de la cadena de gimnasios Anytime Fitness, dijo que están estudiando la posibilidad de sentar bases para concretar una franquicia cubana.

Mortimer Singer, director general de Marvin Traub Associates, una compañía de consultoría de minoristas que ha participado en Dubái, dijo que alentará a sus clientes a buscar oportunidades en Cuba. "Puede empezar con los supermercados y partir de ahí", señaló. No obstante, Singer cree que los negocios aún enfrentarán varios frenos durante los primeros años, y el reto será encontrar un socio en la Isla. "Esto es solo el comienzo de una largo camino", agregó.

Pavel Vidal, economista cubano y profesor de la Universidad Javeriana de Cali, Colombia, dijo que la reanudación de relaciones diplomáticas "envían una señal muy favorable a la comunidad internacional sobre el futuro económico de la Isla", agregó que "Si efectivamente se excluye a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo, los costos y riesgos de tener vínculos con la economía cubana se reducirán enormemente".

Gary Hufbauer, del Instituto Peterson de Economía Internacional, en Washington, opina que aun las empresas estadounidenses están bloqueadas, una por las sanciones de EEUU que aún persisten y otra por la "pesada mano del Estado en Cuba".

Lawrence Ward, un abogado de negocios internacional con la firma de abogados Dorsey & Whitney, dijo que el presidente Obama "ha hecho prácticamente todo lo que puede sin una ley del Congreso anunciando cambios radicales en las sanciones de Estados Unidos contra Cuba"[...]"Ha colocado de lleno la pelota en el tejado del Congreso para participar en un debate serio sobre el levantamiento total del embargo", enfatizó y agregó además "Ambos, comercio e inversión, dependen de liberalización recíproca"[...]"el Gobierno cubano debe compensar por expropiaciones pasadas realizadas tras la llegada de Fidel Castro al poder".

Por el momento Washington prevé autorizar la exportación de algunos materiales de construcción, bienes para el uso del sector privado y equipo agrícola, así como artículos relacionados con las telecomunicaciones.