lunes, 22 de diciembre de 2014

LARGA MARCHA DEL SISTEMA POLÍTICO CUBANO

clip_image001Por: Jorge Gómez Barata

Una de las características del sistema político cubano es su sincretismo derivado de una extraordinaria variedad de influencias que, entre otras cosas, le confieren universalidad, flexibilidad y capacidad para autorenovarse y relegitimarse, cosa que ha ocurrido muchas veces. 

La historia estatal cubana comenzó con la administración colonial española que organizó territorialmente al país y lo dotó de sus primeras instituciones. El ordenamiento progresó durante la lucha por la independencia cuando, a partir de  ideas políticas liberales que a los libertadores le parecieron avanzadas y pertinentes, se fundó la “República en Armas” que, aunque con la contradicción de constituir un estado antes de tener país, condujo la lucha y le otorgó relevancia a la política. A lo largo de 30 años tuvo 4 constituciones y siete presidentes.

Un capítulo peculiar fue la intervención militar estadounidense que duró cuatro años y aportó 4 gobernadores, uno de los cuales llegó a ser presidente de los Estados Unidos*. Bajo aquel status y con influencia estadounidense se redactó la primera constitución republicana, se constituyeron autoridades locales y provinciales y se efectuaron las primeras elecciones presidenciales.

Aquella etapa, como una bisagra, se abrió a la República (1902-1959) en la cual hubo 18 presidentes, dos intervenciones norteamericanas, una guerrita racial, un golpe de estado y una revolución que, en el ámbito institucional aportó cuatro presidentes, una Constitución socialista, un peculiar sistema electoral y una nueva división política y administrativa.

El modelo político introducido por la Revolución, asumió una etapa provisional de Gobierno Revolucionario que puso en estado de hibernación las instituciones republicanas y en la cual, con la legitimidad que emana del precepto de que: “La revolución es fuente de derecho” se suprimieron los poderes del estado y no hubo elecciones.

Al final de ese período en los años setenta, se restableció la institucionalidad  sobre bases nuevas, no obstante, por voluntad popular, el liderazgo histórico personificado en las figuras de Fidel y Raúl Castro, se mantuvo al frente del país. El sistema político adoptado, se basó en la existencia de un solo partido y de un sistema electoral que prescinde de ellos. 

Probablemente en estos ámbitos no exista ningún país que haya acumulado tantas experiencias políticas ni realizado tantos cambios y experimentos como Cuba que fue la “Joya de la Corona” de España, su última colonia y que, sin solución de continuidad se convirtió en factoría y neo colonia de Estados Unidos.

La isla protagonizó el extraordinario suceso de un pequeño país latinoamericano ocupado por Estados Unidos que en sólo cuatro  años logró evacuar a las tropas yanqui (Filipinas ocupada en la época tardó más de veinte y Puerto Rico, aun no lo ha resuelto). Se trata además del primer país socialista en América, el único aliado occidental de la Unión Soviética a la sobrevivió.

En una misma generación el pueblo cubano derrocó a dos dictadores (Machado y Batista) y fue el primero en América en rebasar la estructura oligárquica de “liberales” y “conservadores”, creando (bajo influencia norteamericana) los grandes partidos de masas, llamados Auténticos y Ortodoxos, celebrando elecciones cuya masividad fue ejemplar para la época y el entorno. Tan vertiginoso fue el desarrollo político cubano que Fidel pudo haber conocido a José Martí*.

En los años cincuenta, después del golpe de estado de Batista, cuando bajo la dirección de Fidel Castro se gestó el movimiento revolucionario, las fuerzas política avanzadas de la Isla, la intelectualidad progresista, incluso elementos laicos ligados a la Iglesia*, tenían en común la convicción de que el estado de cosas vigente era insostenible.

Cada uno de los momentos por los que a lo largo de cuatro siglos ha pasado la historia política de Cuba, ha dejado huellas, aportes, incluso rémoras. A la fuerte influencia de la filosofía y la tradición liberal vigente en occidente se sumó hasta predominar, la concepción marxista de quienes adoptaron el actual ordenamiento estatal, redactaron la Constitución y el sistema electoral y diseñaron el modelo político en el cual es visible la vigencia de la experiencia soviética.

La creencia de que la evolución política ha concluido y que en materia institucional está dicha la última palabra, es obviamente errónea y la presunción de que se puede avanzar retrocediendo, es profundamente reaccionaria. El socialismo será mejor cuanto más se perfeccione estructural y funcionalmente, para lo cual necesita crear. No recuerdo quien lo dijo ni interesa: “Crear es la palabra de toque…”. Allá nos vemos.

   ………………………………………………………………………………………..

*Willian Taft es el único norteamericano que ha gobernado tres países: Cuba, Filipinas y los Estados Unidos Es también el único presidente norteamericano que encabezó otro de los poderes del Estado al ser presidente del Tribunal Supremo.

*José Martí murió en 1895 con 42 años y Fidel nació en 1926. La diferencia es de 31 años. De haber vivido 80 años, aunque con edades muy diferente, Martí y Fidel hubieran convivido en el mismo escenario histórico.

* En 1955 un grupo de laicos católicos crearon el partido Liberación Radical, el primero de inspiración  cristiana en la Isla. Algunos miembros del 26 de Julio, incluso asaltantes al Moncada como Pedro Trigo, militaron en aquel partido.