lunes, 24 de noviembre de 2014

Ministro español de Asuntos Exteriores visita La Habana

Ministro español de Asuntos Exteriores visita La Habana

José Manuel García-Margallo, Ministro español de Asuntos Exteriores.

Por: Javier Ortiz

El Ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, llegó a La Habana en la tarde de este domingo 23 de noviembre, procedente de Colombia.

Según afirmaron fuentes diplomáticas citadas por el diario español El País, García-Margallo trae un mensaje de la actual administración de los Estados Unidos al gobierno de Raúl Castro. Al respecto, el jefe diplomático español declaró en La Habana que los detalles “se trasladan a los gobiernos, no se explicitan en los medios.”

García-Margallo portaría “mensajes muy concretos” probablemente relacionados con la presencia de Cuba en la Cumbre de las Américas de abril de 2015. El gobierno de Panamá confirmó la invitación a Castro en ese encuentro de líderes del Hemisferio Occidental. El País especula que podría tratarse de una solicitud de un gesto relacionado con la liberación de Alan Gross, el contratista estadounidense preso en Cuba por “actos contra la Independencia o la Integridad Territorial del Estado”.

En el pasado, Estados Unidos empleó diplomáticos extranjeros para pasar mensajes secretos hacia La Habana. El libro Back Channel To Cuba hace un recuento de medio siglo de intercambio discreto a través de diversas personalidades. El antecesor de García-Margallo, Miguel Ángel Moratinos, también cargó con un mensaje de Obama para crear una “comunicación secreta” con La Habana.

España tiene un historial en ese apartado. En los años sesenta, el presidente de EE.UU. Lyndon Johnson envió un mensaje al entonces primer ministro Fidel Castro por medio de un emisario español, según confesó a Cubadebate el investigador Peter Kornbluh, uno de los autores de Back Channel To Cuba.

España repara vínculos con Cuba

La recuperación de la relación entre Madrid y La Habana es una asignatura pendiente a ambos lados del Atlántico. José Manuel García-Margallo viajó hasta Cuba con una agenda bien cargada y con la misión de superar un par de años de distanciamiento.

El ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación sigue los pasos de varios colegas europeos, como el holandés Frans Timmermans, o el francés Laurent Fabius, quien se marcha de vuelta a París después de abrir una oficina de promoción para la inversión gala en la isla caribeña.

García-Margallo se reunirá con los obispos católicos de la Conferencia Episcopal y con miembros de la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba.

Además de la obligada visita a su par Bruno Rodríguez, el jefe diplomático de la nación ibérica se encontrará con el titular de Comercio Exterior e Inversión Exterior, Rodrigo Malmierca, el rostro más visible de la nueva política hacia los empresarios foráneos, y con el vicepresidente del Consejo de Ministro, Ricardo Cabrisas, vinculado a temas económicos y de política exterior.

“España tiene que estar presente en Cuba si quiere ayudar a Cuba a labrar su futuro”, dijo García-Margallo a la emisora española Onda Cero unos días antes de iniciar su gira por América Latina. “La situación ha cambiado y cuando las circunstancias cambian es obvio que hay que cambiar las relaciones”.

Las transformaciones en la economía y la apertura a la inversión extranjera no son los únicos motivos que llevan a la capital cubana al ejecutivo español. Se incluyen, además, temas como el acuerdo de cooperación que se negocia entre la Unión Europea y Cuba, y los 118 500 residentes españoles que viven en la Isla.

“Las relaciones España-Cuba son de las más próximas que podemos tener en el mundo, todos los españoles hemos tenido alguien en Cuba, y muchos cubanos han tenido gente en España”, afirmó García-Margallo.