miércoles, 4 de septiembre de 2013

Si desde arriba Lucas te mira… ¿Entonces?

La Habana se ha llenado de cámaras de vigilancia, entonces cómo es posible que un grupo de vándalos agreda el transporte público a plena luz del día, aprovechándose del miedo de los transeúntes y la complicidad de los aguaceros. ¿Será que a la PNR no le gusta mojarse o tiene mejores cosas que hacer, a pesar de la orden directa del Presidente Raúl de combatir estas manifestaciones?

Porque ayer entre las 5:30 y 6:00 pm un grupo de zangaletones (no niños, sino muchachos de alrededor de 20 años) se “entretenían” en tirarle piedras y cubos de agua a las guaguas que trataban de eludir la inundación en las inmediaciones del Mercado de Cuatro Caminos. Los infelices pasajeros que regresaban hacinados de su trabajo sólo podían rezar por no ser empapados o peor aún perder un ojo por la anormalidad de un grupo de inadaptados que mejor estarían en una granja correccional sembrado boniato, para no tener que invertir en ellos ni la comida.

Más adelante, cerca del Hospital Miguel Enríquez, un ómnibus escolar se encontraba detenido, pues un delincuente le había roto el parabrisas de una pedrada y después se había dado alegremente a la fuga entre risotadas. Que hoy los niños de una escuela especial no puedan recibir clases, que le importa a él…

Lo digo, lo repito y no es matraca mía. Es hora de acabar con los paños tibios y dar mandarria. Porque una policía violenta no es peor que una policía a la cual no se le respeta.

Fuente: http://elcolimador.cubava.cu/2013/09/04/si-desde-arriba-lucas-te-mira-entonces/